Perito Judicial

Un perito judicial o perito forense es un profesional especializado que gracias a su formación y experiencia informa, a través de pruebas y opinión experta, ante los tribunales de justicia en litigios civiles y penales.

Por tanto un perito no solo posee conocimientos teóricos o académicos, a esto, se debe añadir experiencia en la materia que ejerce como perito ya que es imprescindible ser un experto en la materia en la cual se realizará el peritaje.

Titulación para ejercer como perito judicial

La legislación española exige al perito judicial poseer la titulación oficial correspondiente a la materia en la que ejerza como perito.

En el caso de que el peritaje se trate de una materia que no corresponda a ningún título profesional oficial, en ese caso podrán ser nombradas como peritos personas sin titulación pero expertas en la materia.

Aunque en este caso actuarán como personas entendidas en la materia y no como peritos.

Qué estudiar para ser perito Judicial

Para poder ejercer como perito judicial, la primera condición es poseer un título oficial en un área del conocimiento o las artes concreto. Este título deberá ser como mínimo a nivel de FP de grado superior.

Por lo tanto para que alguien puede trabajar como perito judicial o forense requerirá tener estudios superiores finalizados. Y solo podrá ejercer en el área que su titulación le acredite como experto.

Sin embargo la titulación es solo uno de los requisitos, y desde luego no es recomendable ejercer, o intentar ejercer, exclusivamente por tener una titulación académica que lo permita

Quién puede ejercer de perito Judicial

Ya hemos comentado la necesidad de poseer un título oficial académico. Además del título se requiere experiencia en el área que se quiere ejercer como perito judicial.

Lo cual es lógico, ya que la tarea principal de un perito judicial o forense es desarrollar opiniones técnicas y aportar información sobre el caso allí donde un juez no alcanza con sus conocimientos técnicos de la materia tratada.

Por tanto la experiencia será fundamental para emitir opiniones técnicas fundamentadas y con rigor. No sólo desde un punto de vista teórico, sino de una forma práctica y basada en la experiencia que deberá ser determinante para demostrar la pericia en la temática ejercida.

Tipos de peritos judiciales

Existen dos tipologías de peritos. Los peritos pueden ser propuestos por una de las partes o ambas y luego aceptados por el juez o bien pueden ser nombrados judicialmente.

En un juicio los dos tipos de peritos tienen la misma influencia y valor probatorio.

El objetivo último de un perito judicial en un litigio es otorgar información y/u opinión experta sobre la temática del caso que se está litigando y que el juez no tiene conocimiento ni experiencia suficiente para poder formarse una opinión objetiva. El perito debe ceñirse a dar una opinión técnica basada en su conocimiento experto y en la experiencia.

En este sentido, el perito puede tener una enorme influencia en la consecución del caso, ya que el juez tiende a acogerse a las opiniones técnicas del perito y su valoración en pruebas que son trascendentes para el devenir del caso.

Cómo ser perito Judicial o perito forense

Para poder ser perito judicial deberemos tener un título académico oficial específico en la temática o especialidad en la que queramos ejercer como perito judicial. Y acreditado de forma oficial.

Una vez tenemos esto, lo recomendable, sería tener experiencia a nivel profesional en la temática en la que queramos ejercer como perito. Es cierto que desde el punto de vista legal esta exigencia es muy vaga, pero a nivel práctico será fundamental a la hora de poder realizar un trabajo profesional.

Además deberemos demostrar que sabemos peritar, esto se realiza a través de un curso específico de formación.

Es necesario esta formación para poder saber actuar como perito, conocer cómo presentar la información de peritaje ante un juez y en general todo lo relacionado con el entramado legal imprescindible para actuar como perito.

Además en estos cursos te incluirán en las listas de los juzgados, paso obligado para ser convocado como perito judicial o forense. Ya que son a a través de estas listas que los juzgados actúan.

Este paso suelen ofrecerlo las propias academias que te forman en el curso de perito judicial. Es un paso imprescindible ya que los juzgados solo utilizan esta listas para solicitar la convocatoria de peritos.

Cuánto gana un perito judicial

cuanto gana un perito judicialUna pregunta tan frecuente como difícil de responder que, como tantas otras cosas en la vida, pues depende de las circunstancias.

Para comenzar dependerá del número de peritaciones que realice. Como es lógico cuantos más peritajes mayores serán las probabilidades de ganar más dinero. Porque no se gana lo mismo en todas las actuaciones realizadas por un perito.

Dependerá de lo difícil y costoso que sea realizar la peritación.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el perito designado deberá presentar un presupuesto desglosado, o memoria, ante el juzgado que le ha designado y este se encargará de aceptar la propuesta o rechazarla si la considera desorbitada.

Por lo que es importante realizar presupuestos ajustados a fin de que sean aceptados, y se designen las provisiones de fondos correspondientes a la actuación.

La dificultad del peritaje será otra de las variables que hará fluctuar las ganancias del perito. Cuanto más complejo y difícil sea una actuación mayor será el precio a cobrar.

Es a fin de cuentas la tarea principal de todo perito y por la cual se le reclama sus conocimientos y pericia como experto en el tema tratado.

También en este aparatado cambiará el precio de la actuación, los desplazamientos que se deban de realizar para cumplir con la actuación incluyendo los desplazamientos al juzgado para presentar sus conclusiones.

En definitiva, lo que gana un perito judicial dependerá del número de actuaciones que realice, la dificultad pericial que requieran y los gastos añadidos de la actuación. Y todo ello debe ser aprobado y aprovisionado por el juzgado a través de un presupuesto previo.

Como cifras orientativas las actuaciones periciales pueden moverse entre los 300 y los 2.000 euros dependiendo de las variables ya comentadas.

Es difícil valorar si estas cifras son justas o no, debido a que un perito es un profesional bien cualificado y con experiencia contrastada que tiene que emitir un juicio u opinión en base a sus conocimientos y muchas veces también en base a suposiciones de lo que ha podido o no suceder.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *