Qué es un Dictamen Pericial

Es el documento realizado por un perito donde se plasman las conclusiones alcanzadas sobre el objeto del caso. Es un informe detallado, sencillo y comprensible para profanos en la materia. A fin de cuentas debe ser una herramienta útil para el juez, que no será experto en la materia solicitada a un perito. El dictamen puede ser solicitado por el juez o por los abogados de las partes a fin de esclarecer hechos confusos o dudosos.

Una vez emitido el dictamen pericial las partes, una vez entregado el informe por parte del juez, podrán manifestarse al respecto. Sin embargo será el juez el que finalmente decidida la valoración de la prueba en la sentencia. Hay que tener en cuenta que la Ley no establece obligación alguna de tomar en consideración el dictamen pericial por parte del juez. Es decir que en última instancia el que decide es el Juez, que puede obviar el dictamen pericial o seguirlo al pie de la letra. A pesar de esto, es evidente que el peso de las pruebas periciales pueden ser determinantes en numerosos litigios. Y se trata de un de los campos judiciales menos explorados.

 

Prueba Pericial

La prueba pericial es la aportación de un especialista en una materia evaluada o una demostración sobre unos hechos. Cada vez resulta más importante en los juicios debido a la evolución científica y el progreso técnico en el que vivimos. Esto implica necesariamente que las pruebas en determinados juicios deban ser cotejadas y analizadas por expertos en la materia para poder concebir como se desarrollaron los hechos o hasta que punto son fiables las pruebas que se presentan en un proceso judicial. Las pruebas periciales pueden ser aportadas por uno perito o por un grupo de ellos en función de la dinámica judicial. Es fundamental que las conclusiones sobre la prueba pericial no tengan sesgos y no estén influenciados por alguna de las partes que componen el litigio por razones obvias.

En muchos casos la prueba judicial ha adquirido una importancia fundamental ya que aparecen campos técnicos muy alejados del conocimiento que suele tener un juez. Por poner ejemplos, campos como la medicina, la informática, la balística o la criptografía suponen áreas de conocimiento fuera del alcance de los legos en la materia. Por tanto cuando un litigio se produce en este tipo de campos, las pruebas periciales presentadas en el proceso se convierten de facto en el mismo proceso en sí. Hay que tener en cuenta que la presentación de una prueba pericial en el fondo es, fundamentalmente, una opinión de un experto basada en conocimientos avanzados y específicos sobre la materia en la que aportar su juicio.

 

Presentación del Dictamen Pericial

La presentación del dictamen pericial marca el final del proceso en un juicio para el perito, dando su opinión y evaluación experta sobre la materia o el suceso que forma parte del juicio y que un juez podrá valorar como crea conveniente. También es evidente que para que un juez vaya contra un dictamen pericial deberá razonarlo cuidadosamente a fin de que la resolución se justa y no tenga fisuras ante apelaciones posteriores. A pesar de ello no hay que olvidar que el juez es perito de peritos. Y por lo tanto podrá fallar como convenga.

Una vez designado el perito por parte el juzgado este se encuentra en la obligación legal de presentar un dictamen pericial. En caso de no hacerlo existirán responsabilidades legales.

 

El informe Pericial en un juicio

Hay que tener en cuenta que un dictamen pericial es diferente a un informe pericial. La diferencia radica en que en un informe pericial el perito no ofrecerá más que datos y exposición de los hechos. Pero no ofrecerá opinión experta alguna, ni recomendaciones. Esta distinción será demandada por el solicitante.

Por último hay que aclarar que los informes periciales, así como los dictámenes, no son usados exclusivamente en procesos judiciales ya que pueden utilizarse para arbitrajes y causas extrajudiciales.

Artículos Relacionados